“Los derechos anatómicos”

Posted on

Por Ernesto Almenares Boada. Guanajay-Cuba, Julio de 2017.

 

Efervescente renacimiento acompaña al reclamo de derechos de los LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales) tomando las calles de la Ciudad Habana en la primera semana del mes de Mayo con su ya acostumbrada marcha conjunta.

Impermeables talantes muestran ante las lluvias del mes más húmedo en la región y también ante las críticas impropias del prejuicio puritano.

Se muestran tal cual son desde su fuero interno y sus necesidades de expresión, parcializadas ahora por sus singularidades.

Pareciera que las diferencias de predilecciones sexuales les castrasen las demás cualidades humanas. ¿Será acaso demostrable que solo les interesa la libertad en esa área de sus vidas? ¿Significa que solo una parte de sus cuerpos necesitan sentirse realizadas y ha muerto en ellos la necesidad legítima de expandirse como seres sociales en todo su esplendor?

No se ha podido demostrar que los pensamientos se alojen en el cerebro humano. Los neurocirujanos no han constatado segregación alguna de tan preciada función, más bien se conoce que cada célula de la economía corporal responde al unísono ante los estímulos provenientes de cualquier espacio interior o exterior.

Tampoco logran demostrar la presencia de emociones o sentimientos en el músculo estriado del corazón humano ni dentro de sus cavidades, a pesar de ser el órgano que más sufre las consecuencias de los estímulos afectivos, perturbando su función.

Si se ha podido demostrar que cada célula humana manifiesta una modificación medible ante los estímulos de índole emocional y que interactúan constantemente entre sí a través de la información que estos le ofrecen.

El único ser vivo que utiliza sus órganos sexuales con una intención más allá de la reproducción y mantenimiento de la especie es el género humano, lo que demuestra que su sexualidad no se halla circunscrita a una sola manifestación o necesidad instintiva.

La sexualidad es expresión consecuente de las sociedades, resultando ocasionalmente en personalidades fragmentadas que fluctúan desde la inhibición hasta la búsqueda desesperada de placer mezclándose con drogas de diversa índole.

Los LGBTI viven bajo la influencia del modelo rígido que impide la exposición de cualquier experiencia ajena a la fraguada por conceptos infructuosos a nivel práctico durante décadas. Una experiencia que los desvalorizó, persiguió y hasta muchas veces los enclaustró en lugares apartados cual si fuese un delito.

Actualmente el contorno cultural abrió puertas incondicionales a todos los géneros suscitando un desarrollo imparcial.

Aún se esperan respuestas del ámbito político para abrir también espacios a individuos muchas veces con cualidades que superan a la media y méritos invaluables en cualquier área de la sociedad.

La libertad no puede parcializarse, nada soslaya la necesidad intrínseca de nuestra especie de lograr nuestra propia realización de la manera más genuina e independiente, respetando los valores de la época en que corresponda vivir.

Nadie tiene porqué venir a mostrar desde posiciones de poder que debemos ser escuchados por ser diferentes en cualquiera de nuestras manifestaciones.

La libertad no se descubre en ningún órgano anatómico, no está junto a los pensamientos aunque eclipsen cuando se dañe este órgano. Tampoco la encontramos en nuestros corazones aunque se marchite cuando nos privan de ella. No podrías hallarla eligiendo diferentes parejas por su condición o sexo. La libertad se manifiesta en nuestras conciencias y pertenece a todo nuestro ser.

El patriarcado no limita que logremos mostrar quienes somos en verdad. Nuestro cuerpo no comprende de privilegios porque sabe que cada célula cumple una función que lo hace imprescindible sin jerarquía alguna.

La libertad solo es dada por el creador, algunos en busca de las suyas terminan limitando la de las mayorías.

“Pueblos hay que cierran los ojos a los mayores pecados de sus grandes hombres, y necesitados de héroes para subsistir, los viste de sol y los levanta sobre su cabeza” nos dejó dicho José Martí” (1).

namaste@nauta.cu

Referencia:

Martí, José     Obras Completas, Tomo 13, Pág. 81     Editorial de Ciencias Sociales           La Habana. 1975.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s