CARTA ABIERTA AL REPRESENTANTE ESPECIAL PARA LOS DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS DE NACIONES UNIDAS

Posted on

10 de Noviembre de 2016.

5f7d72281c-derechos_humanos-logo

A: Representante Especial para los Defensores de Naciones Unidas.

CC: Secretario General de Naciones Unidas, Sr. Ban Ki Moon.

Consejo Económico y Social de Naciones Unidas.

Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

De: Defensores de Derechos Humanos. Cuba.

Asunto: Llamamiento Urgente a favor de la protección de defensores en Cuba con acciones concretas y

efectivas por parte de la ONU.

Los remitentes, cubanos defensores de derechos humanos:

Considerando que durante los últimos decenios se han comunicado a la ONU acciones represivas contra defensores de derechos humanos en la isla, desde algunas que clasifican como tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes hasta arrestos arbitrarios momentáneos, sin que se tome acción práctica concreta alguna que conozcamos por parte de vuestra organización,

Teniendo en cuenta que desde diciembre de 2014 en que se anunciaron los intentos de normalización de las relaciones entre los gobiernos de los Estados Unidos y el de Cuba dicha represión se ha incrementado notándose en los últimos meses, y en estos mismos momentos, un aumento desmedido de las mismas en cantidad y gravedad y que en todos los casos violan flagrantemente los establecido en la Resolución sobre los defensores (53/144) siendo Cuba miembro del Consejo de Derechos Humanos de NU actualmente y por tercera vez desde su establecimiento,

Siendo que aun cuando la mayoría de estas violaciones pudieran no ser comunicadas en debida forma a los Procedimientos Especiales de NU pero que, de facto, están ocurriendo y pueden ser verificadas con sus víctimas y otros testigos,

Siendo que estas acciones represivas, cometidas en todos los casos por agentes del Departamento de Seguridad del Estado, de la Policía Nacional Revolucionaria ordenados por los primeros, miembros de diferentes organizaciones oficiales denominadas “políticas y de masas”, miembros del Partido Comunista de Cuba y funcionarios públicos con la participación en muchos casos de individuos que son alentados a ello por fuerzas de la seguridad y cuentan con total impunidad, y por tanto constituyen violaciones sistemáticas e institucionalizadas,

Dado que todas estas acciones represivas sistemáticas e institucionales violan en ocasiones lo preceptuado en la propia ley cubana y siempre en la normativa internacional de derechos humanos, con énfasis en los preceptuado en el anexo a la Declaración sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente reconocidos, aprobada por la Asamblea General (A/RES/53/144 del 8 de marzo de 1999) que en lo adelante denominaremos Resolución sobre los defensores.

Las referidas violaciones sistemáticas e institucionalizadas incluyen, aunque no se agotan en ello, lo preceptuado en dicha Resolución 53/144, a saber en sus:

Reafirmando la importancia de la observancia de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas para la promoción y la protección de todos los derechos humanos y libertades fundamentales para todas las personas en todos los países del mundo,

Destacando que todos los miembros de la comunidad internacional deben cumplir, conjunta y separadamente, su obligación solemne de promover y fomentar el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos, sin distinción alguna, en particular sin distinción por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social, y reafirmando la importancia particular de lograr la cooperación internacional para el cumplimiento de esta obligación, de conformidad con la Carta,

Reiterando que todos los derechos humanos y las libertades fundamentales son universalmente indivisibles e inter-dependientes y que están relacionados entre sí, debiéndose promover y aplicar de una manera justa y equitativa, sin perjuicio de la aplicación de cada uno de esos derechos y libertades,

Destacando que la responsabilidad primordial y el deber de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales incumbe al Estado,

Reconociendo el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover el respeto y el conocimiento de los derechos humanos y las libertades fundamentales en el plano nacional e internacional,

Insistimos además en que los defensores de derechos humanos en Cuba que actuamos conforme a las normas y procedimientos establecidos por Naciones Unidas y ajustados a la Normativa Internacional de dichos derechos sufrimos violaciones sistemáticas e institucionalizadas de los artículos del anexo a la Resolución 53/144, a saber:

Artículo 3 “El derecho interno, en cuanto concuerda con la Carta de las Naciones Unidas y otras obligaciones internacionales del Estado en la esfera de los derechos humanos y las libertades fundamentales, es el marco jurídico en el cual se deben materializar y ejercer los derechos humanos y las libertades fundamentales y en el cual deben llevarse a cabo todas las actividades a que se hace referencia en la presente Declaración para la promoción, protección y realización efectiva de esos derechos y libertades”.

Lo cual no es observado por el Estado cubano al violar, desde la lay, la institucionalidad y las prácticas sociales lo previsto en este artículo.

Artículo 5 “A fin de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales, toda persona tiene derecho, individual o colectivamente, en el plano nacional e internacional:

a) A reunirse o manifestarse pacíficamente;

b) A formar organizaciones, asociaciones o grupos no gubernamentales, y a afiliarse a ellos o a participar en ellos;

c) A comunicarse con las organizaciones no gubernamentales e intergubernamentales”.

Esto también es violado por el Estado cubano por medio de la represión contra todos los que intenten ejercer los preceptuado en este artículo.

Artículo 6. “b) Conforme a lo dispuesto en los instrumentos de derechos humanos y otros instrumentos internacionales aplicables, a publicar, impartir o difundir libremente a terceros opiniones, informaciones y conocimientos relativos a todos los derechos humanos y las libertades fundamentales;

La realización de estas actividades es punible por la ley cubana y son impedidas en muchos casos por la represión contra quienes intentan ejercerlas en Cuba.

Artículo 7. Toda persona tiene derecho, individual o colectivamente, a desarrollar y debatir ideas y principios nuevos relacionados con los derechos humanos, y a preconizar su aceptación”.

El Estado cubano solo acepta la interpretación que oficialmente se proclama sobre los derechos humanos, limitándolos a algunos que son satisfechos como el acceso universal a la salud y la educación. Todo otro intento por hacer valer la universalidad e indivisibilidad de estos derechos es considerado como actos contrarrevolucionarios.

Artículo 14. 3. “El Estado garantizará y apoyará, cuando corresponda, la creación y el desarrollo de otras instituciones nacionales independientes destinadas a la promoción y la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el territorio sometido a su jurisdicción, como, por ejemplo, mediadores, comisiones de derechos humanos o cualquier otro tipo de instituciones nacionales”.

La experiencia demuestra que en Cuba las organizaciones independientes que solicitan su reconocimiento legal en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia nunca son aprobadas aduciendo argumentos falaces en muchos casos o no respondiendo a dichas solicitudes. Las quejas sobre estas violaciones a las instituciones oficiales cubanas no son respondidas.

Artículo 16 que establece: “Los particulares, las organizaciones no gubernamentales y las instituciones pertinentes tienen la importante misión de contribuir a sensibilizar al público sobre las cuestiones relativas a todos los derechos humanos y las libertades fundamentales mediante actividades de enseñanza, capacitación e investigación en esas esferas con el objeto de fortalecer, entre otras cosas, la comprensión, la tolerancia, la paz y las relaciones de amistad entre las naciones y entre todos los grupos raciales y religiosos, teniendo en cuenta las diferentes mentalidades de las sociedades y comunidades en las que llevan a cabo sus actividades”.

La represión contra los integrantes de la Cátedra de Derechos Humanos “Profesores Ernesto Dihigo y Guy Pérez” que pretende enseñar y capacitar como señala que debe ser este artículo, comunicadas al Representante sobre los Defensores a inicios de noviembre, es solo un botón de muestra de violación de lo preceptuado en este artículo de forma flagrante, sistemática e institucionalizada por parte del Estado cubano.

Artículo 17. “En el ejercicio de los derechos y libertades enunciados en la presente Declaración, ninguna persona, individual o colectivamente, estará sujeta a más limitaciones que las que se impongan de conformidad con las obligaciones y compromisos internacionales aplicables y determine la ley, con el solo objeto de garantizar el debido reconocimiento y respeto de los derechos y libertades ajenos y responder a las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general de una sociedad democrática”.

En todos los casos, los intentos de ejercer el derecho y el deber de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales por parte de individuos o grupos de forma independiente en Cuba es considerado y tratado como actividades delictivas de tipo común destinadas a desestabilizar el régimen impuesto hace 58 años en el país haciendo juego al “enemigo”.

Teniendo en cuenta los anterior y mucho más que pudiera argumentarse, hacemos este Llamamiento Urgente a todos los órganos de Naciones Unidas a que tomen una acción concreta y efectiva que detengan las violaciones referidas contra los defensores y la impunidad de los victimarios.

Concluimos preguntando, si Naciones Unidas concibe y proclama en la letra de sus documentos que la defensa de los derechos humanos es un deber y derecho de todos los ciudadanos del mundo, y al cumplir con esto, Naciones Unidas no actúa contra los violadores ¿qué queda a los que se disponen a cumplir con esta demanda respaldada por el espíritu y la letra de la Carta de las Naciones Unidas?

Antes que se tengan que lamentar víctimas a quienes se prive de su vida y se prosiga la impune violación de la integridad de los defensores en la isla, reiteramos este LLAMAMIENTO URGENTE PARA QUE TAMBIÉN EN CUBA SE SIENTA EL AUXILIO DE NACIONES UNIDAS A LOS DEFENSORES VÍCTIMAS DE ESTAS SISTEMÁTICAS, INSTITUCIONALIZADAS Y FLAGRANTES VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS.

En espera de una respuesta concreta y efectiva y deseándoles las mejores cosas y éxito en su misión que incluye hacer valer la normativa internacional de derecho humanos en todos los países, quedo de ustedes,

                                                                     Sinceramente,

 

Moisés Leonardo Rodríguez Valdés

Ciudadano del mundo defensor de derechos humanos

 

Localización: Avenida 45 número 2410 entre 24 y 26. Cabañas. Municipio Mariel, provincia Artemisa. Cuba. Teléfono móvil +53 53351152.

 

Correos electronicos: corrientemartiana2004@gmail.com   moises47@nauta.cu

@cubamartiana                  www.corrientemartianacuba.org

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s