La última cantaleta

Por Moisés Leonardo Rodríguez. Cabañas. Septiembre de 2016.

word-learning

Los medios cubanos, todos controlados por los que detentan el poder desde hace más de medio siglo, están saturados en los últimos días de trabajos “periodísticos” en que sus autores se rasgan las vestiduras por las becas ofrecidas a jóvenes cubanos por el programa World Learning de Estados Unidos.

En el trabajo “Lo que Enmascara una Zanahoria” aparecido en el oficialista periódico Juventud Rebelde en su edición del sábado 26 de septiembre, se afirma que la intención de las becas es “Formar <<líderes>> de opinión que sirvan a sus fines imperiales y con ello intentar destruir <<desde adentro>> a la Revolución”.

Reconocimiento explícito del fracaso del sistema educativo cubano en su objetivo supremo de formar el hombre nuevo incondicional al partido, la revolución, el socialismo y otros términos diferentes que solo expresan una y la misma cosa, el grupo de poder adueñado de las vidas y haciendas de todos los ciudadanos, la cúpula del régimen totalitario impuesto.

¿Cómo creer que unas decenas o hasta cientos de jóvenes que estudien liderazgo y otros temas favorables al desarrollo de una legítima sociedad civil puedan “destruir” un orden (desorden) que se proclama popular, inmortal e invencible?

¿Es que la formación en valores y los principios socialistas que debe dar la escuela del estado y para el estado, que es la única opción para los padres en Cuba, son tan blanditos que pueden ser desmerengados por un puñado de jóvenes formados en ellos y “deformados” en unos meses en el exterior?

Una vez más la vida en la mentira activa sus mecanismos para desvirtuar la realidad. Las intenciones reales de la vida de los individuos cuando intentan manifestarse, son atacadas por los intereses del poder. O vives en la mentira sobre la que se sustenta el sistema o serás condenado y calificado como enemigo de todos, gusano, apátrida, mercenario.

Se amedrenta con mítines de repudio, con amenazas implícitas al considerar que quienes aspiran a dichas becas atentan contra lo “correcto” dictado e impuesto por un grupo, grupo en el que sus hijos y otros allegados estudian en el exterior sin rendir cuentas a quienes pagan sus estudios, los trabajadores cubanos.

Es espúria la afirmación de los autores del trabajo en el periódico Juventud Rebelde al decir que hay un “firme compromiso de los jóvenes de continuar junto a la Revolución y su historia” ¿A qué jóvenes cubanos se refieren los voceros de la oficialidad?

Son en su mayoría jóvenes cubanos los miles que intentan abandonar el país en embarcaciones rudimentarias y son capturados en tierra a diario por agentes policiales gracias a delaciones de colaboradores (chivatos) locales. ¿Se incluyen estos entre los comprometidos a continar junto a la Revolución y su historia?

Miles son los que andan por todas las partes del mundo huyendo del infierno en que han covertido la isla, no por leyes de terceros países sino por las fallidas leyes y políticas públicas que imponen el partido único; desacreditado e incapaz de proporcionar dentro, lo que los cubanos van a buscar fuera de su país.

Jóvenes son el número indeterminado de los que perecen en travesías en embarcaciones precarias por el Mar Caribe. Los miles que son devueltos por guardacostas norteamericanos reiteradamente después de interceptarlos en alta mar en pos de las oportunidades que los comunistas, que controlan todos los centros decisores del país, no tienen voluntad de brindarles en la isla.

Jóvenes son los que contraen matrimonios por conveniencias, los que justifican su huída como motivada por causas económicas para regresar a ver a los suyos y su terruño algún día o no comprometer a los que dejan atrás y poderlos sacar por reunificación, aunque no todos lo logren.

Jóvenes son la mayoría de los miles que sobreviven en condiciones inhumanas, crueles y degradantes en las alrededor de 200 cárceles por delitos que solo lo son en Cuba, o por delitos a que son obligados la mayoría de los ciudadanos ante la escaces y mala calidad de los productos y servicios ofertados desde decenios atrás por el incapaz mercado estatal, a pesar de los “perfeccionamientos y las conceptualizaciones”.

Jóvenes fueron también muchos que declararon en el pasado a favor del régimen militar por los medios y hoy se pasean por las calles de Miami y otras ciudades del extranjero.

Demasiados deben haber sido los jóvenes interesados en las becas ofrecidas para que se activaran los “factores”, es decir, las denominadas y falsas organizaciones de la sociedad civil, las “políticas y de masas” para formar la cantaleta que ahora los ocupa y en la que gastan recursos de todo el pueblo, incluso de los que no los apoyamos.

Es claro que las becas ofrecidas constituyen un peligro para un sistema en el que sus legisladores son popularmente choteados por limitarse su papel a solo levantar la mano unanimemente para aprobar todo lo que venga “de arriba”.

Todos sus debates se limitan a las formas pero nunca a los contenidos, a los propuesto por los de arriba, ignorando las necesidades y aspiraciones de los de abajo a quienes supuestamente representan.

Peligra la democracia entendida como que todos deben compartir un pensamiento único como muestra de unidad a pesar de que Martí señaló que es imposible la unanimidad en los sucesos de lo humano. Esa es la democracia que peligra según Yuniel Labacena, Yunet López y Margarita Barrio al escribir su panfleto político en el periódico de marras acompañado de declaraciones de la parte que no es representativa del todo.

El motivo real del apoyo a la cantaleta está implícito en el párrafo en que preguntan “¿por qué el Gobierno de Estados Unidos no solicita al de Cuba de manera legal las becas de la World Learning? Fue esa una de las interrogantes que retumbaron en la cabeza de los cientos de estudiantes de esa emblemática institución” refiriéndose a la Univesidad de La Habana, pero aplicable a todos los que supuestamente apoyan el repudio.

En primer lugar las organizaciones de la sociedad civil estadounidenses no se subordinan al gobierno de ese país, ese es el caso del World Learning. Tienen la autonomía suficiente para tomar decisiones dentro del marco legal en que operan.

Los cientos de estudiantes en cuyas cabezas retumbó esta interrogante son potenciales aspirantes a las becas ofrecidas que conocen de la ventaja comparativa que tienen para obtenerlas si media el gobierno cubano en su otorgamiento: su incondionalidad, la misma que les permitió acceder a la carrera que cursan, la misma por la que aspiran a llegar a la cúpula de poder una vez graduados y así poder “libar la miel del poder” como le calificó su líder supremo.

Esa incondicionalidad por la que saben que podrán aspirar con ventaja a puestos de trabajo con mejores condiciones laborales y remuneración y hasta quizás dar viajes al exterior que les permitan mejorar sus condiciones de vida y hasta, llegado el momento en que se desboque el amor por la buena vida, quedarse a residir en el exterior “por motivos económicos”, nunca políticos, como tantos y tantos han hecho.

Basta de cantaletas. Todo el mundo sabe que el rey está desnudo. Basta de malgastar recursos que debían emplearse en ofrecer dentro lo que los cubanos buscan desesperadamente fuera. Así no tendrán que aparentar repudiar unos pocos jóvenes en la isla, lo que muchos aprueban en realidad.

corrientemartiana2004@gmail.com

moises47@nauta.cu

@cubamartiana

http://www.corrientemartianacuba.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s