Libertad de cultivo y mercado libre campesino en Cuba

images9

La Habana, Cuba, 14 de enero de 2015.- El monopolio de la tenencia y explotación deficiente, unida la excesiva centralización en las decisiones sobre el uso de la tierra, la distribución de sus frutos y la imposición de sus precios por el Estado, han sido las causas esenciales que han convertido a Cuba en un importador neto de alimentos y otros productos agrícolas.

Las demandas alimenticias básicas de la población, sobre todo de los ciudadanos con menores ingresos, es decir la mayoría, no son satisfechas suficientemente debido a la carencia de muchos productos, pródigamente producidos hasta la década de los sesenta, y los elevados precios de los pocos que se ofertan.

La propiedad y las decisiones en este sector, excesivamente centralizadas y decididas por quienes están divorciados de la realidad concreta y local en este campo, violan la sabia advertencia martiana, avalada por la práctica en todos los países y en todos los tiempos de que:

“La tierra es la gran madre de la fortuna (…)
De la independencia de los individuos depende la grandeza
de los pueblos. Venturosa es la tierra en que cada hombre
posee y cultiva un pedazo de terreno”.

Fidel Castro prometió en su alegato de defensa conocido como La Historia me Absolverá:

“Un gobierno revolucionario, después de asentar sobre sus
parcelas con carácter de dueños a los cien mil agricultores
pequeños que hoy pagan renta, procedería a concluir
definitivamente el problema de la tierra, (…); segundo:
repartiendo el resto disponible entre las familias campesinas
con preferencia a las más numerosas, fomentando
cooperativas de agricultores para la utilización común de
equipos de muchos costo, frigoríficos y una misma dirección
profesional técnica en el cultivo y la crianza y facilitando, por
último, recursos, equipos, protección y conocimientos útiles
al campesinado”.

La propiedad de las tierras a quienes la trabajen, la libertad de cultivo y el restablecimiento del mercado libre, son condiciones deseadas popularmente e imprescindibles para dar solución viable, sostenible y sustentable a las graves y persistentes carencias alimentarias que han sufrido los pobladores de la isla por décadas.

Las fórmulas probadas por la oficialidad han demostrado su inviabilidad para resolver este problema. Hay que solucionar de una vez lo que han sufrido por medio siglo los cubanos con vaivenes entre ligeras mejorías (años 80) gracias a subsidios externos y situaciones límite como a inicios de la década de los noventa y como se comienza a sentir desde inicios de 2016.

Después de llevar al país a una casi total incapacidad para producir alimentos y otros productos agrícolas debido a los ineficientes mecanismos estatalmente controlados y las restricciones a productores y comercializadores por más de medio siglo, es hora de realizar los cambios realmente necesarios en la agricultura cubana para traer de vuelta la eficiencia, los volúmenes y calidad de su producción en las décadas anterioes a 1a de los sesenta del pasado siglo.

No se trata de reproducir las injusticias y el abandono que sufrió gran parte de la población campesina, ni mantener las que aún pesisten ni las que han surgido en las últimas décadas, no.

Se trata simplemente de respetar sus derechos a la propiedad conforme a la normativa internacional de derechos humanos, de respetar su cultura productiva, su consagración a la madre naturaleza, su esencial apote al bien común y con ellos hacer realidad la promesa no cumplida aún de:

“Cuba podría albergar espléndidamente una población tres veces
mayor; no hay razón, pues, para que haya miseria entre sus
actuales habitantes. Los mercados debieran estar abarrotados de
productos; las despensas de las casas debieran estar llenas: (…)
Lo inconcebible es que haya hombres que se acuesten con
hambre mientras quede una pulgada de tierra sin sembrar;” ( )

El aumento de la productividad y la producción agrícola tarerán como consecuencia una disminución de los precios de los productos y derivados en el mercado,lo que, a su vez, se manifestará como un aumento del poder adquisitivo real de la moneda en que se paga a los trabajadores cubanos su salario.

Ese aumento del valor adquisitivo disminuirá la desmedida brecha entre la denominada moneda nacional y el cuc, lo que favorecerá la eliminación de la dualidad monetaria que a todos preocupa y afecta sobre todo a los cubanos de a pie.

ANTECEDENTES

El 1ero. De agosto de 2008 se presentó a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) la propuesta POR UNA CUBA MARTIANA en cuyo punto 1, titulado Agricultura y alimentación, se propone la entrega de tierras en propiedad a quienes la trabajen basando la misma en:

.* El ideario martiano en el que, supuestamente, se basa la Constitución de la República de Cuba.
* La normativa internacional de derechos humanos y
* Las promesas de Fidel Castro en su alegato de defensa durante el juicio por organizar y dirigir ataques a cuarteles militares en 1953, conocido como La Historia me Absolverá. ( ).

Lo anterior debe acompañarse de la LIBERTAD DE CULTIVO y el MERCADO LIBRE. Este último fue permitido en 1980 y disparó la oferta de alimentos en cantidad y calidad aunque la premura con que se dió marcha atrás a la medida no permitió que la oferta y demanda bajaran los precios.

Es hora de realmente “cambiar todo lo que deba ser cambiado” para el bien de todos y no de unos pocos y dejar de probar lo que sobradamente ha demostrado ser inviable.

La propuesta Por una Cuba Martiana puede ser vista en nuestra Web https://corrientemartianacuba.org/

corrientemartiana2004@gmail.com

moises47@nauta.cu @cubamartiana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s