Situación de la Comunidad LGBTI en los sectores de la sociedad cubana #Ponencia

tenemos_todos_el_mismo_dere

*Por  Víctor Manuel Dueñas

Antes de centrarnos en el tema de la Situación actual de la comunidad en la Cuba moderna es preciso hacer una aproximación lógica a nuestra historia como nación y sociedad. Si bien muchos estudiosos del tema destacan que a lo largo de toda la historia patria han existido referencia de figuras llamativas de la cultura, la política y la guerra que tenían como condición sexual el homosexualismo no se puede dejar de mencionar que, nuestra Isla (al igual que gran parte del continente americano) vivió por mucho tiempo el colonialismo español bajo los conceptos de moralidad y sexualidad proporcionado por el Catolicismo Ibérico. Esto denoto en una sociedad patriarcal y puramente machista.

Al adentrarnos en el periodo republicano, cargado de los enfrentamientos por las luchas de clases y los diferentes regímenes, desde ocupación extranjera hasta dictaduras militares, cabe señalar que, de alguna forma los grupos homosexuales tenían cierto espacio limitado y bajo la mirilla de aquellos que veían en el hecho de ser “maricon” como una ofensa a lo masculino. Durante todo este periodo existen escazas referencias de movimientos de reivindicación de la comunidad. No obstante es sensato describir dicho periodo como abrumado por los procesos de reivindicación de la clase obrera pero si se sabe que en el mundo de las artes existieron personalidades que hacen alusión al tema homosexual.

En 1959 triunfan los rebeldes liderados por Fidel Castro y comienza a partir de la década del 60 una cacería de brujas contra todo aquello que era “diferente” puesto que, a juicio de uno de los educadores de la doctrina del “Hombre Nuevo”; Ernesto Guevara; la Revolución era de hombres y no gente débiles.

Surgen entonces las Unidades Militares de Apoyo a la Producción (UMAP) que fueron campos de trabajos forzados que existieron en Cuba entre 1965 y 1968. Allí estuvieron unos 25.000 hombres, básicamente jóvenes en edad militar que por diversos motivos se negaban a hacer el servicio militar obligatorio (miembros de algunas religiones) o bien que eran rechazados en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (por sus preferencias sexuales). Durante una acción policial a gran escala por todo el país, miles de jóvenes son arrestados en sus casas y llevados por la fuerza en trenes, camiones y autobuses hasta la provincia de Camagüey, donde son concentrados en diversos estadios deportivos. Luego se les traslada hacia zonas agrícolas, para realizar trabajo forzado, sobre todo en el corte de caña. Se albergan en barracas insalubres, ubicadas en campamentos cercados con alambre de púas, que son custodiados por efectivos de las (FAR).

Raúl Castro, entonces Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, declaró en abril de 1966 que en el «primer grupo de compañeros que han ido a formar parte de las UMAP se incluyeron algunos jóvenes que no habían tenido la mejor conducta ante la vida, jóvenes que por la mala formación e influencia del medio habían tomado una senda equivocada ante la sociedad y han sido incorporados con el fin de ayudarlos para que puedan encontrar un camino acertado que les permita incorporarse a la sociedad plenamente».

Ante las protestas de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, de organismos internacionales y de intelectuales extranjeros de renombre, son cerradas las UMAP. El documental Conducta impropia, de Néstor Almendros y Orlando Jiménez Leal, testimonia el acoso sufrido por los que fueron confinados en esos campos. Estas y tantas otras medidas de persecución y adoctrinamiento contra la comunidad LGBTI influenciadas por las ideologías aplicadas en la URSS y Europa del Este marcaron la vida de desenas de miles de gays.

Pero la realidad cubana toma un viraje poco perceptibles a partir de 1972, con el nacimiento de los programas nacionales de Educación Sexual; en un proceso de articulación entre diferentes sectores del Estado y de la sociedad civil, la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y el Ministerio de Salud Pública (MINSAP). Esta realidad se concreta en la última década del siglo pasado con la “ardua” labor desplegada por el Centro Nacional de Educación Sexual (CENCEX) que incrementa su postura de apoyo a la comunidad gays a partir de la toma del control del país por Raúl Castro. De este centro es meritorio reconocer que la comunidad LGBTI ha alcanzado cierto protagonismo pero la demanda de derechos aun es un tema pendiente para el mismo. En Cuba ya no está penada, pero sin embargo los homosexuales todavía están controlados por medio de arbitraje prejuicios estatales bajo simples pretextos. Aunque en los últimos años, el país caribeño ha buscado la forma de eliminar y castigar la homofobia y reconocer algunos derechos de las minorías sexuales la realidad en que viven hombres y mujeres hoy en día es cruda y en muchos casos referidas al orden policial y administrativo que, por el simple hecho de ser gays se vulneran los derechos.
Así también se asocia a los gays con la epidemia del SIDA puesto que en nuestro país la mayor parte de los casos reportados son de dicha comunidad.

Sería lógico destacar los avances en materia de respeto y educación promovidos por el Estado Cubano pero en la mayoría de los casos son pobres y débiles a la hora de respetar la libre expresión. Estas políticas, a juicio de muchos son solo para los homosexuales revolucionarios.

Por otra parte a partir de la década de los 90 y, a raíz de la apertura de la Isla al turismo internacional la gran parte de la comunidad al igual que varios grupos humanos han visto en la prostitución un modo de empleo muy lucrativo respecto al salario que se adquiere en el país. Esto ha traído consigo que en las principales zonas turísticas existan sitios de prostitución que en muchas ocasiones se realizan redadas policiales; así también la aparicion de sitios de encuentros que se utilizan para conocer personas y que son blancos de resquicios policiales.

También a lo largo de estos años dicha comunidad ha demandado que se presente una discusión seria en el Parlamento para aprobar un nuevo Código de Familiaque reconozca la unión legal o Matrimonio Igualitario y así cumplir una promesa de Mariela Castro directora del Centro Nacional de Educación Sexualante cámaras internacionales.

Por otra parte hace poco tiempo el Parlamento aprobó un nuevo Código de Trabajoy Seguridad Social que no reconoce los derechos de la comunidad LGBTI.
La situación actual de los gays y lesbianas cubanos en gran medida no se comparan con los años vividos antes de la década del 90 del siglo pasado pero desafortunadamente queda mucho terreno por ganar todavía y muchas luchas por librar para el reconocimiento de los derechos de esta minoría.

* Coordinador del Proyecto HCH (hombres que tienen sexo con otros hombres) y Proyecto Babel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s